Francisco Varallo. Pancho. Panchito. Cañoncito.



Después de cien años, en una madrugada fría de un día de Santa Rosa, en La Plata. Se fue Pancho Varallo. El último sobreviviente del amateurismo y de la primera final de los mundiales, en Uruguay en 1930, hace ya 80 años. El último actor vivo de la primera fecha de la era profesional, que se jugó el 31 de mayo de 1931. El goleador histórico de Boca. El último eslabón de un tiempo cada vez más lejano. Se fue Pancho Varallo. Una gloria de todos los tiempos.


La última aparición pública de Varallo ocurrió hace seis meses, cuando fue homenajeado por la Municipalidad de La Plata. Allí, en el Teatro Coliseo Podestá, con sus 100 años recién cumplidos, Pancho, acompañado por su hija Pocha, recibió una ovación de todos los presentes. Fue una postal inolvidable. Fue historia viva. Después, volvió a sus silencios, ya más prolongados. Dejó su casa de la calle 22, donde vivió toda su vida y donde compartió muchas charlas y anécdotas con Clarín, y transcurrió sus últimos meses en un geriátrico, con una bronquitis que lo tuvo a mal traer los últimos días.



Francisco Varallo se destacó desde muy chico como un crack en potencia. Jugaba con sus tíos, Luis, Alberto y José Yantorno, en 12 de Octubre. Le gustaba pararse de marcador central, “para cuidar al arquero”, pero por su potencia y capacidad goleadora, se afianzó primero como insider derecho y luego de centrodelantero. Tenía 14 años cuando debutó en Primera, frente a Muelles y Depósitos (1-0, con un gol suyo). Para fines de 1927, con apenas 17 años, ya era famoso en La Plata. Lo quería Estudiantes y allí fue a probarse. Pero los dirigentes de 12 de Octubre lo vendieron a Gimnasia por 500 pesos y una parte de una tribuna vieja. En Gimnasia debutó el 17 de marzo de 1928, en el 3-1 ante Sportivo Palermo, y marcó un gol. El 9 de febrero de 1930, en la cancha de River, en Alvear y Tagle, Gimnasia le ganó 2-1 la final de la Copa Estímulo a Boca y fue campeón. El 25 de mayo de ese año debutó en la Selección, ante Uruguay (1-1). Compartió la delantera con Perinetti, Bernabé Ferreyra, Nolo Ferreira y Mario Evaristo. Varallo contó, en un reportaje que le hizo Alejandro Fabbri en TyC Sports hace tres años, que ese día “había que asistir a Bernabé porque lo querían vender”. Pero el gol del empate lo hizo él. Al Mundial fue de suplente y terminó como titular. Jugó 4 partidos y marcó un gol. Después reforzó a Vélez en una famosa gira por América y al regreso lo contrató Boca. Hizo 180 goles en torneos de Primera y otros 14 en copas oficiales. Fue considerado por mucho tiempo el máximo anotador de la historia de Boca. En realidad, era el primero en la era profesional y estaba segundo detrás de su “hermano” Roberto Cherro (218 goles). Después, ambos fueron superados por Martín Palermo. Se retiró en 1939. Por un tiempo fue entrenador, pero no le gustaba. “No tenía carácter”, contaba. Luego, tuvo una agencia de Quiniela en La Plata.
 

Ficha personal

Francisco Antonio Varallo

Nació el 5 de febrero de 1910 en La Plata. Se inició en 12 de Octubre, hizo una prueba en Estudiantes pero terminó jugando en Gimnasia. Entre 1928 y 1930 jugó 74 partidos, anotó 36 goles y fue campeón en 1929 (la Copa Estímulo reemplazó al torneo oficial). Tras el Mundial de 1930, se fue de gira con Vélez y luego pasó a Boca (10.000 pesos de prima y un sueldo de 800 pesos por mes), donde debutó con el profesionalismo. 31-5-31 (0-0 con Chacarita) y se retiró en 1939, tras 194 goles en 222 partidos. En la Selección Argentina disputó 16 partidos y marcó 6 goles.







BANDERA
Hoy hubo 1 visitantes en LoboEsta22
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Copyright @agustinn88 ► 2008 - 2017 us 333645 visitantes en total