Aves de paso (plata quemada)


El fútbol tiene situaciones muy especiales. No son privativas de Gimnasia; deben suceder en todos los clubes. El  período de apertura del libro de pases es un mercado indio en el que parece más importante mover nombres y dinero que  buscar lo mejor para la institución. A veces se invierte, a veces algunas buenas ideas salen mal y en ocasiones casi casi  se acercan los billetes a una hornalla. 

      Este racconto por los últimos 15 años -en realidad algo más, desde principios de 2000 hasta hoy- es un recorrido por  aquellos jugadores que jugaron poco, poquito o nada. Juveniles, mayores, baratos, caros, todos significaron una erogación  económica que se convirtió en un sin sentido:el límite de 10 partidos jugados es apenas la cuarta parte de una temporada. Un hueco que cualquier chico del club podría haber cubierto.

     No son pocos los que tienen 0 partidos en Gimnasia. Leyeron bien: 0 (cero). No pasaron de los entrenamientos, de la  reserva o de algún amistoso de pretemporada en varios meses o más de un año. No todas las situaciones son idénticas. Hay pibes nacidos en el club al que parece que Gimnasia se empeñó en hacerles daño: es el caso de Martín Ortíz eIgnacio Oroná

Se fueron libres sin debutar en primera, fueron "repatriados" y en su segundo ciclo tampoco pudieron ponerse la camiseta azul y blanca. "Martillo" Ortíz estuvo a punto de debutar en primera con Timoteo, pero el Viejo se enojó por una entrevista y chau debut. Libre, volvió en 2008 después de jugar en San Martín de San Juan. Duró apenas un semestre y se fue a Atlanta. 

"Nacho" Oroná también quedó libre y después de ser figura en Villa Can Carlos, el proceso Ingrao lo sumó para la temporada 2011/12, la primera en la B Nacional. Tampoco jugó: su destino estuvo otra vez en Berisso y en Temperley. 
     Distinto es el caso de Francisco "Pacho" Foronda. Con una trayectoria respetable, llegó a mitad de 2004, se lesionó en un amistoso y a fin de año le rescindieron contrato. Al listado hay que agregar a Pablo Rodríguez (lateral derecho que llegó de Belgrano en tiempos de Ramacciotti), Nery Espinoza (2008, de San Martín de San Rafael -Mza-) y Gaspar Páez(ambos  en el gobierno de Gisande), Lucas Márcico (el hijo del Beto estuvo en la segunda mitad de 2009) y los centrales Pablo Russo  (Atlético Paraná), Jeremías Ruíz (libre de la cuarta de Estudiantes) y Leandro Corulo (Los Andes), todos en la era Troglio.

     Joel Carli fue una daño colateral del affaire Cufré-Madelón a mediados de 2009. Tras el conflicto en el que Lea se fue/volvió/rescindió en apenas cinco días, la búsqueda de un central terminó en el marplatense que venía de Aldosivi y después tuvo buen nivel en Quilmes. Hoy juega en Botafogo. En tiempos de Cocca, Fernando Diego Pellegrino llegó de River - con pasos por Instituto y Ferro- para reemplazar a Pablo Bangardino (prestado a Gimnasia de Jujuy) y relegar a Fernando  Monetti. Con Morant DT, cambió la ecuación y el lungo arquero debió irse a Atlanta.

     Insólito fue el caso de los mexicanos Marco Antonio Figueroa y Omar Tejeda, quienes vinieron a mitad de 2010 de la  mano de Diego Cocca tras una pretemporada no menos insólita en Cancún. Llegaron el 27 de julio y se fueron el 22 de noviembre, cuando ya Morant estaba al frente del plantel. Se definían como "un defensa rápido" (Figueroa) y "un jugador descarado, desequilibrante"(Tejeda), pero ni siquiera pudieron jugar en reserva por carecer de visa de trabajo y porque los técnicos de juveniles no quisieron "tapar" pibes propios.

     Tras estos 14 (¡sí, 14) jugadores que llegaron, firmaron, cobraron, entrenaron y no jugaron, la lista agrega los futbolistas de "debut y despedida": Rodrigo Burela y Roberto Bochi. Casos diferentes, ya que mientras Burela atajó solo contra Quilmes en el Bosque (0-1 en 2004, Griguol DT) por ser el lógico suplente de Juan Carlos Olave, Roberto Bochi inscribió su nombre en la campaña del ascenso con escasos dos minutos jugados en la cancha de Douglas Haig de Pergamino.

    Emiliano Impallari y Fernando Crosa jugaron apenas 2 partidos. Mientras Impallari, un delantero que Griguol trajo de Rosario Central jugó una sola vez como titular (justamente contra el canalla, 1-1); Fernando Crosa tiene la particularidad de haber ganado sus dos partidos (2-0 a Deportivo Pasto y 3-0 a Defensor por la Libertadores 2007). Crosa había llegado como quinto refuerzo exclusivamente para la competición internacional y se alejó a mitad de año. Con 3 partidos se anotan el paraguayo Derlis Florentín Noguera y los volantes René Lima y David Distéfano. Florentín jugó en el primer semestre de 2003 y regresó a su país, donde murió en un accidente automovilístico en 2010. Lima llegó de River en 2008 (Sanguinetti DT) tras superar un serio cuadro de salud y justamente la imposibilidad de jugar ante el dueño de su pase abrió la puerta para el debut oficial de Fabián Rinaudo (el día del debut de Madelón), quien nunca más salió del equipo titular. El ex River solamente una vez fue titular y jugó varios años en el ascenso y en Chile. David Distéfano llegó en 2014 tras varios años en el fútbol rumano y estuvo un semestre. Se fue a Huracán tras haber sido titular solamente en el equipo alternativo que perdió 0-3 con Defensa y Justicia en el Bosque.

     Solamente 4 partidos jugaron en el Lobo "Luifa" Artime, Damián Akerman, Héctor "Romario" Acuña y Sergio Velázquez. A Luis Artime(h) lo trajo Timoteo en 2001 para "motivar" a Facundo Sava. Akerman fue una de las primeras incorporaciones de la gestión Muñoz´con Ischia como entrenador: vino de Morón y cuando Troglio llegó lo quiso poner como enganche. No se animó y volvió al "Gallito". Héctor Acuña fue -junto al enano Niell- uno de los refuerzos para ascender en 2013. Solamente jugó como titular ante Excursionistas por la Copa Argentina: su expulsión en el primer tiempo terminó con sus posibilidades. Los tres jugaron solamente seis meses. En cambio, Sergio Velázquez es historia reciente. Fue uno de las incorporaciones de 2015. No funcionó, más allá de haber empezado el año como titular.

     Es ecléctico el grupo de los que jugaron 5 partidos, tanto desde la situación en que se encontraba el club como desde la "chapa" del jugador. Ellos son Kilian Virviescas, Sebastián Ereros, Germán Pacheco y Mariano Viola. Virviescas era un colombiano que la rompió en un partido ante River que le permitió jugar en el Millonario, San Lorenzo y llegar al Lobo como reemplazo del Bochi Licht. No anduvo, pero es un trotamundos que jugó en Colombia, Argentina, Brasil, Chile, Perú y Rusia. 

Sebastián Ereros (hijo de Carlos, también de efimero paso tripero) estuvo en el nefasto segundo semestre de 2009. En 5  partidos nunca fue titular y nunca ganó Gimnasia. Para zafar del descenso en 2011, Germán Pacheco fue la primera incorporación. Traía la chapa de "joven maravilla" del Atlético Madrid. No pasó nada. Después, jugó mucho en Perú. Unos meses más tarde, ya en la B Nacional, se armó lo que se pudo en la gestión Tempesta-Ingrao. Lo barato salió caro y en ese plantel casi no jugó Mariano Viola, un lateral que surgió de Independiente y llegaba de perder la categoría en la B Nacional con Tiro Federal de Rosario.

     Con 6 partidos figuran Martín Mandra y Ricardo Moreira. Mandra es recordado por perder el empate con Estudiantes en un clásico de 2003 con Mario Gómez como entrenador. Jugó apenas un cotejo desde el inicio. Y Moreira -un lateral derecho ex Central e Independiente- fue parte del armado de Cocca que terminó en el descenso.

     Eros Pérez, Facundo Imboden y Rodrigo Marangoni jugaron 7 partidos con la casaca tripera. Eros Pérez era un lateral chileno que trajo Carlos Ramacciotti. Duró un puñado de meses porque el técnico casi no lo uso. Facundo Imboden estuvo a punto de llegar a Gimnasia a mediados de 2002, ya que Ramacciotti lo había dirigido en Belgrano. No se hizo y se incorporó casi ocho años después: Cocca lo trajo en febrero y lo declaró prescindible en mayo. Su último partido fue en un equipo alternativo contra Atlético Tucumán (3-3, ganaba Gimnasia 3-0) días antes de la segunda promoción con Rafaela. Por su parte, Rodrigo Marangoni fue parte del armado en la primera temporada de la B Nacional. Un armado sin dinero y con criterios disimiles: para el lateral Ingrao quería a Viola, Tempesta a Oreja; como enlace, Tempesta quería a Marangoni e Ingrao a "Semilla" Luna. Salieron 1 a 1 y perdió Gimnasia en los dos casos. Marangoni solamente jugó un partido como titular por la Copa Argentina y se fue a principios de 2012.

     Hay un bonus track, un caso increíble. Imposible de entender. Generalmente, un jugador muy exitoso, un ídolo, tiene dos ciclos en cualquier club. Nicolás Medina, un volante central que se inició en Argentinos Jrs. y fue vendido en una cifra millonaria al Sinderland tuvo su segunda etapa en Gimnasia ¡luego de no haber jugado siquiera un partido en su primer ciclo!. Muñoz se lo trajo a Troglio en 2006. "No sé que fue lo que pasó. No me dieron la oportunidad y preferó irme" contaba Medina al regreso, un año después de su salida y con el ok de Pacho Maturana. En la segunda mitad de 2007 jugó sus  7 partidos en el Lobo pero a principios del año siguiente una seria lesión -rotura del tendón de Aquiles izquierdo- le cerró definitivamente la puertas. Y así se terminó una de las historias más ¿curiosas? de los "refuerzos" mens sana. 

     Juan Pietravallo y el chileno Luis Quinteros jugaron 8 partidos, apenas un par de meses de competencia. Pietravallo era un volante que llegó del Leganés por un permiso reglamentario a partir de una lesión de Gerardo Solana. Jugó solamente entre abril y junio de 2004. Luis Ignacio Quinteros Gasset fue uno de los primeros refuerzos del Topo Sanguinetti, que buscaba otro delantero más allá del regreso del "Tornado" Alonso. Duró apenas el primer semestre del 2008, ya que para la segunda mitad del año se sumaron a Alonso varios históricos como el pampa Sosa, Teté González, Chirola Romero, Mariano Messera más la llegada de Gastón Sessa.

     El "club de los 9" lo integran el "Tigrillo" Salazar, el "Lorito" Jiménez y Líber Quiñones. Ya es leyenda que al colombiano Néstor Salazar lo trajeron en 2002 por un video VHS que tenía varios años (no sean malos, no era blanco y negro). Convirtió un gol (a Newell's, victoria 1-0), no funcionó (solamente fue titular dos veces, entre Apertura y Sudamericana) y se tuvo que ir cuando regresó por vez primera el Pampa Sosa. Walter Jiménez es otro regalo "made in Cocca" del terrible armado de mediados de 2010. Llevaba 7 años en el fútbol mexicano y nunca anduvo. Solamente jugó tres partidos desde el inicio y jamás completó 90 minutos. Un semestre y de nuevo a México. El uruguayo Líber Quiñones también fue parte de la primera temporada en la B Nacional. Nunca fue titular, pero por lo menos se dió el gusto de gritar un gol, el ultimo de un 3-0 sobre Chacarita como visitante. A principios de 2012, el club necesitaba el cupo de extranjeros y adiós.

     Por ultimo, 10 partidos no parecen pocos...pero lo son. Los jugaron Miguel González, Nereo Fernández, Gastón Casas, Boris Rieloff, Juan Pablo Rodríguez y Nery Cardozo. Miguelito González casi no merece estar en la lista, ya que era un pibito de 19 años que vino de Platense para la temporada 2002-2003. A Nereo Fernández le cabe la situación de todo arquero suplente, ya que sus 10 partidos fueron en dos años. Jugó por Leo Noce, pero nunca pudo con el Mono Navarro Montoya. Gastón Casas llegó con Cocca (con quien terminó mal), jugó solamente dos partidos desde el inicio en todo el año y convirtió 2 goles. No le renovaron el contrato. Lo justo es justo, a Cappa no lo convencía el chileno Boris Rieloff. Llegaba con el antecedente de ser el lateral del momento en el fútbol trasandino, pero mostró poco y nada más allá de sus 8 partidos de titular. El descenso le puso punto final a su experiencia argentina. Con el Lobo en primera nuevamente, Pedro Troglio apostó al uruguayo Juan Pablo Rodríguez Conde, que había pasado por Estudiantes sin debutar en primera. Más allá de ser un jugador intenso, nunca se adaptó al juego del equipo y en diciembre de 2013 se fue a Arabia Saudita. El paraguayo Nery Cardozo estuvo en el segundo semestre de 2014, pero apenas jugó de entrada dos partidos entre torneo local y Sudamericana. En enero del año siguiente rescindió. 

     46 jugadores. 46 contratos. Pedidos por los técnicos, impuestos por representantes, compromisos, manotazos 

desesperados, apuestas, gestos que intentaron redimir errores. Hay de todo. Principalmente, plata tirada a la basura. Y después los regresos de Chirola Romero y Lucas Lobos les generan dudas a quienes deciden...

      Con antecedentes y prestaciones diferentes, Ezequiel D'Angelo (un puñado de minutos ante Banfield) y Mauricio Romero  (9 partidos, jugó con Troglio y con Yllana, casi nada con Alfaro) tal vez también integren esta lista


Fuente: Errores y horrores en mercados de pases:"Aves de paso" en el Blog Tripero de Facundo Aché







BANDERA
Hoy hubo 26 visitantes en LoboEsta22
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Copyright @agustinn88 ► 2008 - 2017 us 323944 visitantes en total